Blog

27. ene., 2017

Justo antes de mi debacle técnica se me quedó esta entrada, que completaba las exigencias que, sobre los cambios propiciados por el Espacio Europeo de Educación Superior, analizábamos. No quisisiéramos que se nos quedara en la papelera, así que... hacemos un paréntesis en LA CALIDAD para incluirla, porque, a fin de cuentas, el profesorado es la piedra angular del sistema educativo. Pedimos disculpass por este pequeño desorden.

EL EEES Y LA FORMACIÓN PROFESIONAL DE LOS PROFESORES

La actuación docente

En el Informe titulado: “La preparación del profesorado  universitario español para  la convergencia europea  en educación superior”, y que, dirigido por el profesor Miguel Valcárcel Cases, fue presentado en noviembre de 2003 se habla (página 49 y ss.) de las siguientes fortalezas y debilidades del Profesorado Universitario Español, que hoy nos atrevemos a recordar ante la evidencia de su actualidad y ante las noticias de prensa que se vienene dando sobre la Universidad:

Puntos fuertes en la preparación del profesorado para la Convergencia  Europea:

a) La preparación del profesorado para la Convergencia Europea se considera un tema  muy relevante por parte de las universidades que han participado en la consulta. Ello  se desprende tanto por el elevado grado de participación (más del 70%) como por el  contenido de sus respuestas.

b) El interés del profesorado universitario en su participación en los planes nacionales de evaluación institucional de la calidad gestionados por el Consejo de  Universidades, pone en evidencia la  tendencia positiva de este colectivo por  colaborar activamente en programas de mejora derivados de los procesos de  evaluación.

c)El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte tiene prevista la elaboración y  publicación de un Real Decreto sobre el profesorado en el ámbito de la  Convergencia Europea como uno de los desarrollos de la LOU, lo que implica una  oportunidad para el reconocimiento oficial de la necesidad de un planteamiento  sistemático de su formación e implicación, así como para que las propuestas de  acción de este estudio (capítulo IV) puedan materializarse en un documento oficial  de obligado cumplimiento.

d) Se considera que la incorporación del alumnado en el nuevo proceso de enseñanza y aprendizaje no será un obstáculo de relevancia, siempre que el sistema implantado y  el profesorado creen el marco adecuado.    

Puntos débiles en la preparación del profesorado para la Convergencia Europea:  

a)No existe en la actualidad ningún planteamiento sistemático para informar, formar,  implicar e involucrar al profesorado en el proceso de creación del Espacio Europeo  de Educación Superior

b)Los antecedentes del cambio de los denominados "nuevos planes de estudio", como  consecuencia de la aplicación de la LRU, no son alentadores dados los resultados  del proceso. El olvido del profesorado como protagonista principal del cambio en el  diseño, desarrollo e impartición de las enseñanzas fue un factor negativo que no  debe repetirse en el cambio actual, que es de mucho mayor calado. Hay que evitar  implantar una reforma para que todo siga prácticamente igual.  

c)La formación e implicación del profesorado en el proceso de cambio del sistema  enseñanza-aprendizaje en España, son considerados como los puntos más críticos  por los responsables de la Convergencia en las universidades españolas para  alcanzar el éxito en este contexto.    

d)La escasa importancia concedida por los responsables al apoyo financiero para el  proceso de implantación y desarrollo de la Convergencia Europea se considera un  factor preocupante, ya que es preciso dedicar recursos tanto a la formación del  profesorado como a la infraestructura (ej. equipamientos docentes coherentes con  las nuevas tecnologías) y a la reducción drástica de la masificación (ej. cursos con  30 alumnos como máximo), lo que implica un incremento de la plantilla del  profesorado..

Por su parte, en el Capítulo III, al plantear la “Definición del perfil del profesorado para  la convergencia europea” apunta que el “nuevo” profesor sea poseedor de las siguientes competencias:

1.Competencias cognitivas propias de la función de profesor de una determinada  disciplina, lo que conlleva una formación adecuada, esto es, un conocimiento  amplio en los ámbitos disciplinar específico y pedagógico, que le  permita  desarrollar las acciones formativas pertinentes en apoyo del aprendizaje de los  estudiantes

2. Competencias meta-cognitivas que le conviertan en un profesional reflexivo y autocrítico con su enseñanza, con el objetivo de revisarla y mejorarla de forma  sistemática.

3. Competencias  comunicativas, estrechamente vinculadas al uso adecuado de los  lenguajes científicos (numéricos, alfabéticos, gráficos, etc.) y de sus diferentes  registros (artículos, informes, ensayos conferencias, lecciones, etc.).

4. Competencias gerenciales, vinculadas a la gestión eficiente de la enseñanza y de sus  recursos en diversos ambientes y entornos de aprendizaje.

5. Competencias sociales que le permitan acciones de liderazgo, de cooperación, de  persuasión, de trabajo en equipo, etc., favoreciendo así la formación y disposición  de sus estudiantes en este ámbito, así como su propio desarrollo profesional, prioritariamente dentro del espacio europeo de educación superior.

6. Competencias afectivas que aseguren unas actitudes, unas motivaciones y unas  conductas favorecedoras de una docencia responsable y comprometida con el logro  de los objetivos formativos deseables. 

Si nos centramos ahora en la formación de competencias en el ámbito más estrictamente  didáctico, el profesional de la docencia universitaria, además de ser un experto en la  disciplina académica correspondiente, deberá tener una amplia gama de competencias  profesionales básicas, según se desprende de la literatura especializada que ofrece  multitud de ideas y sugerencias.

Una síntesis de competencias necesarias para este  nuevo profesor sería la siguiente:

1.Conocimiento del proceso de aprendizaje del estudiante en contextos académicos y  naturales  

2.Planificación de la enseñanza y de la interacción didáctica  

3.Utilización de métodos y técnicas didácticas pertinentes  

4.Gestión de interacción didáctica y de las relaciones con los alumnos

5. Conocimiento de normas legales e institucionales reguladoras de derechos y deberes  del profesor y  del estudiante.

6.  Gestión de su propio desarrollo profesional como docente

En otro momento (página 59) concluyen:

1.La enseñanza universitaria es una actividad más compleja que la simple transmisión  de un saber determinado. Por lo tanto, hay algo más que hacer, en lo que implicarse, a lo que atender y que controlar en el desarrollo de la docencia. El profesorado  tendrá que dedicarse a otros menesteres y contenidos como parte de su actividad  profesional docente.

2.La enseñanza universitaria, como actividad, exige mayor atención, dedicación y uso  del tiempo del que hasta ahora empleaba el profesorado, dentro del conjunto de  actividades profesionales en las que puede implicarse en la universidad.       

La tutoría

Entendemos, como resumen de lo anterior, que el profesor universitario tiene, al menos, estas funciones.

1.Impartir destrezas y conocimientos en un determinado sector del saber (función instructiva)

2.Estimular la formación de actitudes intelectuales y morales hacia la ciencia (función tutorial)

3.Contribuir a la búsqueda y divulgación de “verdades” científicas (función investigadora y divulgadora)

En general, la tutoría podría entenderse como la competencia de un experto o responsable que adopta decisiones a favor de otro. En este sentido englobaría acciones como la tutela, guía, asesoramiento, orientación, ayuda, asistencia, atención a la personalidad e integración de la persona, etc. 

A pesar de que la figura existe en la práctica educativa, la tutoría universitaria no puede ser la misma que la se puede ejercer en educación primaria o secundaria. Quizá el referente más socorrido sea el modelo anglosajón, dentro del cual se considera la tutoría como una situación didáctica intermedia entre la clase magistral y el aprendizaje individual y se refiere tanto a la intervención académica como a los conocimientos de los intereses y formas de pensar de los estudiantes.

Al trasladar el modelo clásico (el adoptado para las edades infantil y juvenil) y aun el modelo anglosajón a la estructura universitaria europea, creemos que se tendrían que tomar en consideración algunas características de la universidad del siglo XXI, como por ejemplo:

1.La información se ha multiplicado

2.Los medios y recursos se han digitalizado

3.El saber es dominar las fuentes de acceso al saber

4.Hay que dominar diversos lenguajes para acceder al conocimiento e un mundo de necesidades concretas e inmediatas

5.La universidad se desliga de sus orígenes y debe capacitar profesionales, que deben ser competentes y útiles para resolver cuestiones inmediatas.

De acuerdo con ello, el nuevo tutor sería el profesor que enseña, investiga y acompaña al estudiante en su acercamiento a la realidad. Para que esto sea así, cada universidad debe establecer las condiciones y requisitos de la acción tutorial, situar la formación requerida para ejercerla, decidir la organización necesaria y evaluar su acción tutorial. 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y DE INTERNET

EEES: En general: http://www.europe.eu.int/indexes.htm

EEES: Para analizar el proceso entre 1998 y 2003: http://www.bologna-berlin2003.de/index.htm

EEES: Para analizar la Reunión Ministerial de Bergen (Noruega) de mayo de 2005: http://www.bologna-bergen2005.no

MEC: Para vere los documentos básicos del “Proceso de Bolonia”: http://wwwn.mec.es/univ/jsp/plantilla.isp?id=3530

OCDE: http://www.oecd.org/bookshop/

DELORS, J. (1996): La educación encierra un tesoro. UNESCO. París.

BRICALL (2000): Informe Universidad 2000. CRUE. Madrid

NAVÍO,A. (2001): Tesis doctoral inédita.

VALCÁRCEL, M. (Dtor.) (2003): La preparación del profesorado universitario español para la convergencia europea en educación superior. ANECA. Madrid.