31. ene., 2017

Texto

EVALUACIÓN DE INSTITUCIONES : INTRODUCCIÓN GENERAL  (0)

La importancia de la evaluación institucional queda reflejado por Pineda (1995: 37) cuando promueve “el estudio de aquellos componentes del sistema organizativo que pueden afectar a las acciones formativas que se adoptarán”, y la misma autora es de la opinión que su olvido puede provocar la invalidación de la totalidad de las acciones formativas que se puedan planificar porque el Plan de Formación padecerá de: 

1.Carencia de adecuación a la necesidades y a las características de la organización. 

2.Un aumento del riesgo de que el proyecto de cambio sea neutralizado, frenado o adaptado por parte de la misma organización hasta proporciones tolerables para ésta y puede que inadmisibles para los promotores, quedando, por tanto, desvirtuado. 

3.Pérdida de tiempo y recursos en la puesta en práctica de una intervención formativa que aumentará la frustración y el desinterés por parte de los recursos humanos que configuran la institución. 

La evaluación institucional debe ser el punto de partida de todo plan de formación. A través de la misma se intenta recabar toda la información necesaria que nos sirva para conocer acerca de determinados fenómenos que ocurren en el marco de las instituciones. Este conocimiento global supone dar absoluta trascendencia al dominio de la siguiente información: 

1.Comprender la institución para poder entender el diseño y desarrollo formativo a elaborar. 

2.Analizar las propiedades institucionales y su influencia sobre el comportamiento de los distintos miembros. 

3.Descubrir facilitadores y obstaculizadores que hay que considerar para garantizar el éxito de cualquier proyecto formativo. 

4.Conocer las posibilidades organizativas existentes en la realidad sobre la que se va a intervenir. 

5.Estudiar la factibilidad del proyecto en lo social e económico, en lo biológico y en lo psicológico. 

Tal como se ha advertido en otras ocasiones al referirnos a la evaluación, a pesar de la necesidad e importancia de la evaluación institucional, la realidad actual de la formación en el ámbito no formal no se caracteriza por la presencia de este quehacer. Sin embargo, la importancia de la misma viene determinada por la consecución de lo que se dado en llamar Marco de Referencia, entendido éste como “un listado de indicadores significativos sobre espacios de trabajo y orientaciones de mejora que son consecuencia de las políticas de la compañía, y que además son susceptibles de tratamiento formativo”. 

La falta de lo anterior nos permitirá conseguir, como máximo, un diseño formativo técnicamente correcto, pero seguramente que será poco eficaz con respecto a los objetivos de desarrollo organizativo de dichas institución. 

Pretendemos acercarnos a un visión de evaluación institucional entendida, tal como afirma Coronel (1999: 58), como la  “exploración y análisis de la realidad organizativa”, y como un ejercicio de investigación