Blog

9. feb., 2017

LOS MÉTODOS: LA COMUNICACIÓN DIDÁCTICA 

Desde diversos planteamientos se ha venido insistiendo en el conocimiento del acto didáctico (relación alumno - profesor - materia) comparándolo a un acto de comunicación, al que se ha equiparado por extensión toda la educación. Aunque el planteamiento es, en sí mismo, restrictivo, no deja de aportar un análisis interesante. 

Cualquier sistema de comunicación -el acto didáctico lo es- incluye los siguientes componentes: 

- El transmisor/fuente de la información, que actúa como selector de mensajes entre todos los posibles y determina la forma en la que desea codificar el mensaje. Dentro de la fuente es interesante analizar, según Berlo (1969), las habilidades comunicativas, sus actitudes, su nivel de conocimientos y la posición sociocultural que ocupa dentro del sistema comunicativo. El análisis de los factores mencionados, referidos tanto al alumno como al profesor, es muy importante. 

- El mensaje, es el contenido o el producto resultante de la labor de codificación que ha realizado la fuente o emisor (expresiones orales, expresiones escritas, gestos, etc.). Existen al menos tres factores a considerar (Berlo, 1969, pág. 31): el código -elementos y estructura-, el contenido y la forma de tratamiento del mensaje. El contenido representa la información misma que se quiere transmitir; son las afirmaciones, las negaciones, los juicios, los contenidos de las ciencias, etc. El tratamiento hace referencia a las decisiones que se toman respecto a la codificación y al contenido: tipo de vocabulario, giros sintácticos, entonaciones, etc., y tiene mucho que ver con las intenciones del emisor y con el efecto que éste quiere producir en el receptor. El análisis del mensaje, en su sentido más amplio, constituye uno de los problemas centrales del acto didáctico. 

- El canal permite poner en contacto la fuente con el destino, el emisor con el receptor, propiciando así la comunicación. En este punto es importante hablar de los medios, en tanto en cuanto son los "mediatizadores" y "posibilitadores" de la comunicación. Los medios a emplear en el desarrollo de la actividad didáctica afectan a la eficacia de la comunicación. La afirmación de que nada hay en el entendimiento que no haya pasado por los sentidos, es una clara alusión a la importancia de los canales de comunicación: vista, oído, tacto, olfato, gusto. Cuantos más sentidos intervengan en la acción de aprender, más comprensiva será ésta. 

- El receptor. Es el destinatario de los mensajes de la fuente o emisor. El emisor debe transmitir los contenidos de sus mensajes en función de las características del receptor si quiere que su comunicación sea eficaz. En el receptor hay que considerar los mismos factores que en la fuente: habilidades comunicativas, actitudes, conocimiento, posición en el sistema sociocultural, cultura. No olvidemos que comunicarse es esperar una respuesta del receptor, hay quien añade que es una respuesta interesada; por lo tanto nos interesa conocer y respetar sus características con el fin de que la labor de decodificación se realice en las mejores condiciones posibles. Decodificar significa devolver al contenido de la comunicación la forma que tenia en la fuente. Es encontrar el sentido a las intenciones del emisor. Para que esto se cumpla es necesario, además de que se dé todo en proceso comunicativo realizado hasta ahora, que el receptor sea capaz de decodificar en las mejores condiciones posibles. Su nivel de conocimientos de la materia, el vocabulario activo y pasivo, el conocimiento del medio, etc. Son factores que afectan a una buena comprensión del mensaje. 

Algunos autores presentan tres modelos básicos de acto didáctico como relación comunicativa: el informativo, el interactivo y el retroactivo

  1. El modelo didáctico informativo, que tiene como característica básica la unidireccionalidad, sólo hay un emisor. Es propio de conferencias y clases magistrales clásicas.
  2. El modelo didáctico interactivo, que posee una característica esencial consistente en la alternancia continua del emisor. "La interacción, la transacción informativa de carácter diagonal presentada de tal modo que una intervención determina la otra, y ésta a su vez condiciona la siguiente" (pág. 73). 
  3. El modelo didáctico retroactivo, que es, en cierto sentido, una síntesis de los anteriores, intentando un cierto equilibrio entre ellos. En este modelo el profesor aprovecha lo que el alumno responde o pregunta y, sirviéndose de ello, propone una nueva pregunta o proporciona ayudas para reconducir la respuesta hacia el objetivo que se quería lograr.