14. feb., 2017

Texto

LAS UNIDADES DIDÁCTICAS

En el surgimiento de las Unidades Didácticas subyacen los mismos problemas que en el de los "Centros de interés": reacción contra el "asignaturismo" y la "lección", en tanto formas moleculares de transmisión, fijar como eje el discente desde posturas activas y participativas, etc., intentando sintetizar metodológica y teóricamente los aspectos psicológicos, sociales y culturales. 

Se presenta, en general, como una táctica didáctica activa, que busca la formación integral de los discentes a partir de sus necesidades, intereses y proyección social.

Para Jones, Grizzell y Grintead la unidad es "un grupo o cadena de actividades planteadas y coordinadas que emprende el alumno para obtener el Control sobre un tipo de situación vital". Nerbovig  la define como "una organización de objetivos, actividades y medios centrada en un propósito o problema y preparada para su uso en una situación de enseñanza-aprendizaje". Para Titone  es "un ciclo mínimo significativo de enseñanza-aprendizaje" mientras que para Fernández Huerta es "un vasto contenido coherente... con sentido integrador". 

Las referencias a los "Centros de interés", tanto por su fundamentación psicológica como por la polarización de contenidos alrededor de ejes con significado y utilidad vital, a los "proyectos", Dewey o a Morrison, son claras (no en vano ambas responden al mismo principio de "globalización"). Pero se atisvan notas diferenciadoras. La "unidad" abarca a discente, docente, contenido, actividad, método y tiempo, exige jerarquización y sistema, tiene, en definitiva, un carácter más integrador y "personalizante" y, sobre todo, más utilitario, aportando "una actitud de apertura contextual y focalizadora que alerta la voluntad discente para que capte interrelaciones, explore y descubra" (Fernández Huerta). 

Las Unidades Didácticas, como los "Centros", pasan a ser un elemento de articulación didáctica del sistema escolar y en su puesta en práctica o se han confundido, lo cual ni es extraño ni atenta contra lo que se quería conseguir, o se han convertido en un modo de articular contenidos en torno a un tema central sin ninguna variación, ni metodológica ni de consideración discente, etc. Al igual que los "Centros", su actividad se ha centrado en los primeros niveles del sistema, aunque con una proyección mayor, al menos en nuestras latitudes.

Aunque las Unidades han buscado una integración armónica de los elementos que entraban a formar parte de ellas, el énfasis que se ha ido poniendo sobre unos u otros elementos ha provocado que, en realidad, se dieran muchos "tipos" o modos de concebir estas Unidades Didácticas. Debe añadirse que, subsidiariamente, su organización cambiaba también, lo que aún ha hecho más complicado llegar a entender desde la práctica el sentido último que este modelo podía proporcionar en la configuración de la enseñanza. 

Autores como Villarejo o Maillo  han clasificado las Unidades en tres tipos, según donde se pusiera el acento para su configuración. Ambos hablan de Unidades temáticas cronológicas y de actividad. La clasificación más completa es la proporcionada por Moreno y Titone por cuanto dan dos criterios de clasificación (tropismo y contenido) e intentan encajar en ella todos los intentos posibles habidos en su configuración. A partir del criterio con que se elegía el "foco" central generador de la Unidad, o por exigencia de él, se han adoptado también distintas vías para su preparación y desarrollo. Con el tiempo, además, han adoptado formas tecno-conductistas, pero, en general y efectuando una abstracción de los distintos procedimientos, podríamos decir que esa preparación y desarrollo suele adaptarse a los pasos siguientes: 

l. Elección del "eje" de la unidad según criterio.
2. Organizacin de los núcleos, temas, conceptos, relaciones... inherentes al eje o núcleo, de acuerdo al criterio de elección y seleccion de los sistemas de acercamiento a los mismos.
3. Establecimiento de los objetivos a alcanzar.
4. Establecimiento de las relaciones entre contenidos, experiencias, docente, discente, tiempo... material (recursos) y estrategias.
5. Selección de actividades discentes y de su desarrollo.
6. Sistemas de observación - evaluación y orientaciones subsiguientes. 

Los problemas (aparte de la adopción de un criterio de articulación de la Unidad) a resolver en su confección son de carácter organizativo y de significación didáctica. Son problemas organizativos los relativos a la amplitud, coordinación interna (de los elementos integrados en la Unidad) y externa (con otras Unidades), temporalización, selección de material, etc., que, sin ser irrelevantes, el equipo docente puede resolver con cierta facilidad.

Es cuestión didáctica no caer en otro "asignaturismo", en no perder de vista que el eje central es el discente, su contexto y realidad psico-social y cultural, su actividad e integralidad, sus necesidades e intereses, su proyección y realización y perspectiva global, no sólo de cada Unidad, sino también de todas ellas; la combinación de tácticas (individuales, socializadas), etc. intentar obviar estos problemas ha sido lo que ha provocado el sinsentido de mantener formulaciones de Unidades sólo sustentadas en el hecho de aglutinar contenidos que ni siquiera pertenecían a distintos campos, cuando su potencialidad y virtualidad son ingentes.