Blog

15. feb., 2017

LA "INDIVIDUALIZACION" DE LA ENSEÑANZA 

Estamos en el mismo punto de "arranque" en el que situábamos antes las bases de la "globalización". Entonces apuntábamos que la significación de los aprendizajes en el alumno y los contenidos de la enseñanza habían generado todo un movimiento con el punto de mira puesto en el discente. Pues bien, desde otro punto de partida, estamos ante otra solución cuyo eje es también el discente. 

La individualización o, al menos, la preocupación sobre lo "individual" y distintivo de los sujetos de la educación, está presente en toda la historia pedagógica. La preocupación individualizadora es la respuesta a la universalización de la enseñanza desde postulados de base psicológica y netamente didáctica. La necesidad de atender a muchos y distintos discentes obliga a prestar atención a los aspectos diferenciadores de los sujetos de aprendizaje con el fin de adaptar para cada uno tanto los programas, como los métodos o el material. El mismo hecho dará lugar a otra solución, la de los sistemas "colectivizados" o  *socialización* de la enseñanza y los métodos de equipos, de gran importancia didáctica, como se verá. 

Esta preocupación “puerocéntrica” de la individualización de la enseñanza se apoya en el respeto a las leyes de la "individualidad": Continuidad,  logicidad, finalidad, libertad y originalidad (Bouchet), acción, responsabilidad y autocontrol (Ferrández).

En general se admite que la Enseñanza Individualizada consiste en la aplicación de un "conjunto de métodos y técnicas que permiten actuar simultáneamente sobre varios escolares, adecuando la labor discente al diverso desenvolvimiento de sus aptitudes y desarrollo" (Fernández Huerta).

En este caso también existe una evolución en los planteamientos de base individualizante. Dicho desarrollo tiene su base en la Enseñanza individual y, aunque con distintas clasificaciones y concepciones jerárquicas, pasa por estos momentos principales: 

  1. Agrupaciones diferenciadas.
  2. Atención individualizada.
  3. Trabajo individualizado. 
  4. Enseñanza prescrita y guiada individualmente.
  5. Enseñanza Personalizada.

1. Las "agrupaciones diferenciadas"

Dejando a un lado la enseñanza individual o "individualismo preceptorial", que, en esencia, no constituye un modelo individualizado en el sentido estricto del término, los primeros intentos hay que situarlos en el establecimiento de grupos "aproximadamente" homogéneos según diferentes criterios diferenciales. 

En general son tácticas de pre-individualización, que surgen en el campo de la didáctica diferencial (ciegos, sordomudos...). La aparición de los primeros estudios sobre la inteligencia (Binet, Simon, Terman, etc.) proporciona el criterio "psicológico" para esta "homogeneización"), de grupos y la generalización del modelo más allá del campo de acción especial. 

Dentro de este tipo de "intentos individualizadores" hay que situar los siguientes: 

  1. Las experiencias de Decroly (1897), consistentes en la agrupación de alumnos, de acuerdo a su capacidad intelectual, en dos grupos, con posibilidad de intercambio. 
  2. Las experiencias de Siklinger y Moses ( 1900), fundadores de la Escuela de Mannheim. Originariamente agrupan a los alumnos en tres grupos (recuperación, normal y auxiliar) a los que posteriormente se añade un cuarto: supernormales. 
  3. Las experiencias de Terman y Dickson, llevadas a cabo en Oaklan (1918) y Berkeley (1920). El criterio diferenciador es la capacidad mental, la edad y el rendimiento académico. El objetivo no es sólo adecuarse mejor a los alumnos, también proporcionarles las bases para su adaptación a la clase y una enseñanza más acorde con sus exigencias. La enseñanza se organiza en 5 grupos: normal, superdotados, recuperación, débiles mentales y retrasados graves. 
  4. EI plan Trinidad de la Escuela de Corning, que usará como criterios la inteligencia, de acuerdo a la conceptualización y medida de Terman, y la edad mental. La edad como determinante del grupo y la inteligencia como elemento discriminador y organizador dentro del grupo. El sistema agrupa a los alumnos en dos grupos. 
  5. Las "clases de recuperación" de Sutherland (Los Angeles). intentan adecuar el programa escolar a alumnos con problemas de comportamiento y rendimiento, lo cual les lleva a estructurar contenidos a partir de sus elementos más relevantes y a desarrollarnos en "proyectos". 
  6. Las Escuelas primarias de Ginebra, con diferenciación de alumnos en 6 grupos. 

El planteamiento que subyace en todos estos intentos corresponde más a modelos de diferenciación que de individualización propiamente dicha. 

 

2 La "atención individualizadora" 

El callejón sin salida en el que se sitúan estas selecciones de grupos supuestamente homogéneos provoca un planteamiento más radical, en el sentido de que se buscará atender individualmente al alumno y proporcionarle lo que Claparede denominó una "enseñanza a la medida" y ello con independencia del grupo convivencial en el que se encontrara el alumno. Se trata de adecuar programas, materiales y procedimientos a la capacidad y desarrollo de cada individuo en atención a tres principios que se consideran básicos respecto a los aprendizajes de los alumnos: 

1. El aprendizaje es un proceso individual y, por lo mismo, con ritmo, profundidad y modalidad diversos, aun cuando puede ser favorecido también desde actividades de grupo y no haya que olvidar los aspectos sociales. 

2. El interés se muestra como un factor importante para fijar la intensidad y duración de los procesos de aprendizaje. 

3. La organización y distribución del tiempo debe permitir tanto actividades individuales como grupales y posibilitar contactos entre discente y docente. 

Dentro de este enfoque de "atención individualizadora" o "individualización en grupos heterogéneos" deben de destacarse las siguientes experiencias:


1. El Plan Dalton, debido a Helen Parhhurst, y que tuvo gran difusión. Centra su atención en la distribución (más que en la variación de programas), en la actividad y en la individualización del aprendizaje intelectual. 

2. El Sistema de las Escuelas Winnetka (Chicago) de Washburne. La individualización se genera a partir de las aptitudes, capacidades, intereses, desarrollo, conciencia social y madurez, pero no pierde de vista ni la sociabilidad ni la utilidad vital. Esos tres ejes (individualización, sociabilidad, utilidad) incardinan la actividad del alumno.

3. El experimento Remy realizado en Paris en 1920, basado en los métodos y espiritu de la Pedagogia Experimental (Binet y Simon). Básicamente consistia en el estudio individual del alumno con el fin de obtener perfiles particulares a partir de los que organizar el trabajo a desarrollar por cada uno.
4. La Escuela Normal de Charles Buls (Bruselas) es un intento de **homogeneización** social. Su objetivo era lograr que los alumnos, de distinta condición, ambiente, formación, etc., lograran los mismos objetivos de aprendizaje. Lo que realmente se individualizaba era el método. 

 

3 La enseñanza individualizada por medio de fichas 

El auténtico sentido del trabajo individualizado no se logra hasta la puesta en marcha de la Enseñanza individualizada por medio de fichas, sistema que permite acomodarse al proceso de aprendizaje que sigue cada discente, independientemente del resto de circunstancias del centro o del grupo de alumnos. 

Dottrens (Profesor del Instituto J.J. Rousseau de Ginebra), basándose en Claparéde, Washburne y en J. Alesander-Deschamp (discipula de Decroly y Freinet) es su creador, logrando, además, un cambio conceptual importante: el trabajo individual deja de tener sentido en si mismo para convertirse en medio para el aprendizaje del alumno. 

Es, quizá, el sistema más conocido en nuestro entorno, lo que nos permite no entrar en su detalle. Anotaremos sus virtualidades y la clasificación del "Sistema abierto de fichas individualizadas", siguiendo a Fernández Huerta , promotor de su introducción en España. 

Las fichas, como sistema o sub-sistema de enseñanza individualizada: 

  • Sirven para graduar el aprendizaje por áreas de contenidos y áreas de interpretación adecuadas al desarrollo cultural de los alumnos. 
  • Sirven para ofrecer guías didácticas de actividad discente. - Facilitan el control de los elementos de aprendizaje.
  • Se adecuan con facilidad al diagnóstico inicial. 
  • Pueden ser ellas mismas elementos diagnósticos y elementos correctivos. 
  • Pueden adoptar formas de gran variedad y flexibilidad. 
  • Permiten elaborar secuencias de aprendizaje por rutas diversas y deja optar a los discentes por diversas secuencias. - Constituyen la vía más económica en la diferenciación propia de la enseñanza individualizada. 
  • Reemplazan a textos programados. 
  • Fomentan hábitos de confianza, estudio, autoestima, honestidad y organización
    social. 
  • Sustituyen a los sistemas de gradación escolar. 
  • Proporcionan pautas de apertura personal.