2. mar., 2017

Texto

Dimensiones del campo profesional

Delimitación inicial de los ámbitos temáticos o de análisis 

 Desde el marco teórico sobre campo profesional, sometido a recurrentes revisiones, preferimos delimitar los ámbitos temáticos que a continuación se detallan y que se correlacionan con las dimensiones aludidas anteriormente. En las diferentes instancias del estudio, el establecimiento previo de estas dimensiones del campo profesional creemos que actúan a modo de “organizadores” provisionales, en la construcción, revisión y análisis de los procedimientos de recogida de información y en el análisis, interpretación y relación de los datos. Estos son: 

a.La elección de la carrera
Elegir una carrera implica un proceso en el cual entran en juego una serie de elementos que van más allá de los motivos explícitos a los que se alude cuando se responde en forma directa al por qué de la elección, y que se relacionan con valores, ideales y proyectos vitales personales. La teoría de la “doble transacción” de Dubar (analizada en su día por autores como Fernández Cruz y A.Bolívar) da cuenta de la conformación identitaria como un proceso que va más allá de la socialización profesional, y que incluye una estrategia simultánea de interacciones biográficas y de interacciones socio- relacionales. 

Incluir los datos personales-biográficos: de trayectoria personal, escolar y laboral como indicadores a indagar en cuestionarios y entrevistas, conjuntamente con datos que informen sobre la resonancia de diferentes aspectos socio- relacionales, como apreciaciones, valoraciones, opiniones, emerge como una necesidad para iniciar la exploración y para profundizar en el análisis. 

En este ámbito temático referido a la elección, se incluyen aquellas atribuciones biográficas y escolares que favorecieron o permitieron las interacciones personales e identitarias, involucradas en la toma de decisión y en el ingreso al Profesorado , como: 

  • motivos de elección 
  • acceso a la carrera 
  • biografía escolar 
  • experiencias laborales previas 
  • anticipaciones de futuro profesional a partir de imágenes vinculadas a la carrera 
  • información e imágenes profesionales previas


En el proceso de construcción y reconstrucción permanente de las ideas, valoraciones y percepciones que realiza el sujeto antes, durante y después de su formación inicial o de grado, referido a su relación identitaria con la carrera, es necesario analizar todos y cada uno de estos indicadores que podrán dar cuenta de cómo ha ido configurando el campo profesional de pertenencia. 

En la delimitación de este ámbito de análisis se tienen en cuenta las diferentes acepciones que se le asignan al componente vocacional de la elección. Desde la dimensión idealista, de corte claramente religioso en el que se alude a la vocación como “la inspiración con que Dios llama a algún estado de perfección...”, pasando por concepciones de la vocación como algo dado y como saber positivo ( o tradición positivista, o prehistroria de la orientación vocacional) anclado en indicadores meramente empíricos; hasta las reflexiones que desde el psicoanálisis ( Freud; Lacan; Singer; Volnovich; Safouan; etc.), la psicología social y la misma teoría de las representaciones sociales se hacen de esta particular categoría. 

Lo vocacional remite a una lógica dialéctica, en la que se percibe una simultaneidad entre lo privado y lo público, entre lo singular y lo colectivo, entre lo objetivo y lo subjetivo, pero siempre como una instancia atravesada por lo simbólico. Es este concepto y esta perspectiva, consustanciada con el constructo de imaginario social y de representaciones sociales, las aportaciones que más afectan y contribuyen en la delimitación de este ámbito de análisis. 

b. El campo instituido y regulado en Ciencias de la Educación:
Es importante analizar las condiciones objetivas presentes de aquello que se considera como el campo profesional de Ciencias de la Educación, es decir lo social objetivado y construido (en palabras de Bourdieu), a través de reglamentos, planes de estudio, recursos, organización de los espacios, disposiciones, etc. En una palabra, todo aquello instituido social e históricamente que contribuye a situar, significar y construir la biografía personal, institucional y relacional de los sujetos dentro de ese campo. 

El ámbito temático que corresponde al campo profesional desde lo legislado y reglado está referido en este caso al conocimiento de las incumbencias, al perfil y alcance del título, y al marco regulatorio profesional

Contempla la “legitimidad” atribuida, asignada o delegada, desde las incumbencias y alcances del título de Profesorado o de  Ciencias de la Educación del propio Plan de formación inicial, 

Se entiende por incumbencias aquellas competencias que son atribuidas desde lo institucional y que se expresan en término de habilitación profesional. Son “las actividades comprendidas en los alcances del título, y cuyo ejercicio pueda comprometer al interés público. Su efecto es limitar el ejercicio de las actividades a quienes acrediten el título, como garantía para la sociedad. Surgen del Estado y de su deber indelegable”, que lo hace intervenir en dos funciones : 1) como responsable de un servicio público ; 2) como empleador de un profesional de la educación, relacionado a esferas de interés público. 

En ese sentido, el Estado Nacional regula los límites y las incumbencias mediante sanciones normativas, que pueden advertirse en diferentes aspectos: requisitos generales al cargo, mecanismos de promoción y ascenso, regulaciones disciplinarias, entre otras. 

Desde las incumbencias asignadas por el Estado Nacional y por la Universidad a través del plan de estudios contemplaríamos las prácticas del profesor y del graduado en Ciencias de la Educación, tanto en el ámbito formal como no formal, en las modalidades presencial y a distancia. Desde el análisis de los documentos mencionados anteriormente se explicitan, entre otras, las siguientes incumbencias : 

I. diseño, planificación, conducción y evaluación de

•procesos de enseñanza-aprendizaje ; 

•de modelos y propuestas curriculares ; 

•de planes, programas y proyectos educativos y culturales ; 

•de modelos y diseños de administración educacional ; 

•de materiales educativos de distinta complejidad tecnológica 

•de programas de formación y perfeccionamiento y actualización 

•de programas y proyectos de capacitación de recursos humanos 

•de procesos de enseñanza y aprendizaje destinados a necesidades especiales 

•de planes, programas y proyectos de información y orientación educacional, vocacional y ocupacional. 

administración y organización de unidades y servicios educativos y pedagógicos 

II. asesoramiento en la formulación de políticas educativas y culturales 

III. asesoramiento en la elaboración de normas jurídicas en materia educativa 

IV. asesoramiento pedagógico a instituciones educativas y comunitarias 

V. participación en proyectos de acción socio-cultural en las comunidades 

VI. asesoramiento y promoción de la dimensión educativa en los medios de comunicación social

 Se entiende perfil como el “conjunto de conocimientos y capacidades que cada título acredita, y que constituyen el fundamento técnico de su accionar profesional, de las capacidades y habilidades requeridas para resolver una problemática propia, y actitudes necesarias para su desempeño”. 

De algún modo, y siguiendo esta definición, el perfil alude a un conjunto de rasgos “deseables” que tienden a formularse en consonancia con los objetivos del plan de estudios y de la formación profesional que éste se propone. Cada institución de nivel superior delimita, a partir de su propuesta curricular, el perfil deseado en la formación profesional de sus egresados. 

Las actividades para las que resulta competente un profesional es lo que se entiende por alcance del título, en función del perfil del título y de los contenidos curriculares de la carrera. Su efecto es acreditar “oficialmente” la formación académica según lo contenidos y créditos horarios de los estudios realizados según el plan de estudio. 

A continuación, y enmarcado en el perfil - dentro de la dimensión de “lo instituido” - se explicitan los distintos “ámbitos de la educación”, en el que se justifica incluir la educación formal, no formal e informal 

  • Educación Formal : Es aquella mediada por agentes sociales específicos, con intervenciones directas de carácter más o menos sistemáticas. Hace referencia al sistema educativo estructurado institucionalmente, dirigido al reconocimiento formal del logro de ciertos objetivos educativos, tales como créditos, diplomas, credenciales o grados académicos. Se caracteriza por estar reglada por un sistema jurídico y normativo específico, con una estructura organizativa claramente establecida - que abarca desde el nivel inicial a los postgrados universitarios- con contenidos y formas de intervención educativa previamente establecidos y con funciones delimitadas y diferenciadas para los profesionales implicados.
  • Educación no formal es aquella que se concreta en servicios no escolares, independiente del sistema formal, con un marco legal poco definido, con diversidad de finalidades y con funciones indefinidas; en la que coexisten una pluridisciplinariedad y una interprofesionalidad que conlleva un grado de incertidumbre y de libertad muy altos. Sin embargo la educación es un fenómeno social tan amplio y profundo que los espacios delimitados por las concepciones expresadas no significan límites rígidos, sino fronteras permeables, dado que hay manifestaciones de lo no formal e informal en el espacio de la educación formal y tendencias a convertir en formales, manifestaciones de lo no formal 
  • Se entiende por educación informal aquella que se concreta en servicios u oportunidades de educación extraescolar, con objetivos de promoción y estimulación educacional, quehaceres y manifestaciones culturales, aplicables a corto plazo, que se orienta hacia la continua actuación y desarrollo personal. Puede presentarse como oportunidades de prácticas libres y asistemáticas de aprendizaje experiencial, trabajo comunitario, actividades culturales, etc. , sin acreditación específica ni directa de estos aprendizajes. Se implementa mediante acciones de animación, información, difusión, de promoción de aprendizajes no intencionales e inestructurados que influyen en la vida cotidiana. Es interaccional y relacional, ambiental y difusa. 

Por otra parte, el marco regulatorio alude al control y a la supervisión con que el ejercicio profesional está regulado. Se considera importante tomar este aspecto de “lo social objetivado”, teniendo en cuenta que buena parte de las regulaciones del ejercicio profesional provienen no sólo del exterior del campo, sino también del interior del mismo, a través de distintos mecanismos de control sobre las condiciones de ingreso, movilidad y permanencia profesional, de organización dentro del campo y de regulación social. Tanto las incumbencias como el perfil y el alcance del título profesional, aluden a un marco regulatorio de la profesión como campo. 

Desde este marco es necesario tener en cuenta el planteamiento que hace Gimeno  respecto de la desregulación del fenómeno educativo y de las consecuencias contradictorias y encubiertas que afectan a los educadores, y que ofrece una práctica incierta, más compartida, sometida a una racionalización más difusa...que no es monopolio de unos pocos determinantes claramente identificados, donde el reparto del poder sigue siendo desigual, al socaire de la desregulación . 

Justamente una de las reflexiones cruciales que desarrolla Gimeno en relación a la desregulación de la profesión docente, de las instituciones y de los centros permite parafrasear su propio interrogante acerca del protagonismo y participación de los actores, y afirmar, junto a éste, que la antípoda de la desregulación no está precisamente en la autonomía y en la descentralización, entendida como una racionalidad burocrática y conservadora. 

  • “¿no será una ficción agradable sustentada en el hecho de que otros controles menos evidentes y sutiles se están imponiendo a la práctica y a sus profesionales? 
  • ¿No será que lo que está cambiando es el tipo de regulación sobre el sistema y sobre la práctica en vez de disminuir?”.