Blog

21. mar., 2017

APUNTES  DE DIDÁCTICA (1)

LA DIDACTICAProblemática inicial

No podemos dejar de considerar que el espacio cultural de la Didáctica, en el que hemos de situarnos, atraviesa un momento especial de convulsión y renovación, de búsqueda de nuevas perspectivas, de pugna dinámica y abierta. Tomar en consideración este hecho limita nuestro deseo de soslayar cuestiones que, por repetidas y básicas, tendrían que estar resueltas y asumidas por la comunidad científica que la tiene como objeto de estudio.

Son muchos los interrogantes y dilemas a resolver al adentrarse en la configuración de este campo científico. Unos provienen de su propia estructura y complejidad y derivan, a su vez, de la evolución en las consideraciones de su objeto de estudio; otros se presentan por estar sometido este campo a un proceso profundo de reconceptualización, no sólo en sus manifestaciones prácticas, sino también en su esencia. Otros, en fin, y dejamos abierto el tema, devienen de la propia estructura administrativa adoptada en la conformación universitaria.

La situación, cuya problemática no se agota en lo expuesto, obliga a establecer soluciones provisionales y a no abandonar ciertos puntos de apoyo que, en otras condiciones, habrían de ser trampolines de los que partir en busca de nuevas revisiones y aportaciones. Parece como si nuestro campo hubiera que definirlo en situación permanente de "crisis y emergencia", por usar la terminología de Kuhn, lo que, desde una postura racional, hay que considerar positivo, por más que problematice la toma de postura individual.

Es positivo en cuanto que obliga a una revisión en profundidad de planteamientos anteriores, abre el campo a nuevas perspectivas y planteamientos, flexibiliza su esencia y se abre a confrontaciones capaces de generar dinámicas de reubicación y avance, permite encontrar puntos de convergencia entre viejos y nuevos planteamientos y, sobre todo, la búsqueda de nuevos enfoques para incidir en la práctica, porque anima a la reflexión, en fin, desde una dialéctica distinta.

Bien es verdad que obliga a mantener abiertos viejos problemas y que genera un mayor espacio para la contradicción, a esfuerzos más amplios y, por lo mismo, con riesgo de perder en profundidad, pero no lo es menos que sólo la dinámica permite a los sistemas abiertos mantener su funcionalidad.

Algunos de esos "viejos" problemas son: ¿constituye la Didáctica un cuerpo de conocimientos homogéneo y estructurado?, ¿cuál es ese cuerpo?, ¿posee una concepción asentada y/o aceptada?, ¿puede considerarse separada de otros ámbitos o tratamientos educativos?, ¿son "ciencia" esos ámbitos?, ¿cuál es su esencia (objeto, método, linea epistemológica...)?, ...

En cualquier caso parece claro que es preciso posicionarse o, al menos, establecer un mínimo esquema de tratamiento de ésas y otras cuestiones para lograr una cierta justificación, aún a riesgo de reiteración y extensión.