Blog

22. mar., 2017

APUNTES  DE DIDÁCTICA (2)

LA DIDACTICA:  Evolución (1)

1.2 Evolución

Es preciso un cierto recorrido para establecer nuestro qué y cómo de la Didáctica y de la proyección que pretendemos. Será un discurso personal, pero sobre hitos ya clásicos, por las razones expuestas y porque -es nuestra opción- planteamientos así requieren una visión personal sobre el ámbito que hemos recibido, aunque con un prisma distinto, surgido de nuevas aportaciones, que no hubieran tenido lugar ni sentido sin aquellas otras.

Partiremos de un breve planteamiento sobre el origen y evolución de la Didáctica, a la búsqueda de su construcción teórico-práctica y de su sentido discursivo, por entender que desde una visión integradora sobre el pasado y el presente podremos contemplar mejor lo renovado y renovable, la diversidad y la esencia interna en la Didáctica.

Con su ayuda habremos de analizar los distintos enfoques en la concepción sobre la Didáctica, su posición como saber en el seno del dominio cultural pedagógico, así como su estructura interna, su esencia, relaciones e implicaciones, pues todo ello -así lo hemos querido ver- será el primer marco configurador de nuestra propuesta curricular.

No se pretende el análisis de toda la corriente histórica sobre el hecho educativo. Ni es el lugar, ni nos serviría de mucho, aparte de que sería una responsabilidad imposible de asumir por circunstancias diversas.

Se pretende un acercamiento a la perspectiva histórica, a algunos de sus hitos más significativamente didácticos, con el fin de fundamentar, desde esa visión, su esencia permanente. Es un acercamiento en cierta medida "genético" (por valernos de la terminología piagetiana), dado el carácter integrador e interdisciplinar del campo didáctico.

Históricamente la Didáctica se ha ocupado de dos actividades: aprender y enseñar. Lo ha hecho desde una cuádruple consideración: normativa, tecnológico-mediacional, aplicativa y explicativa, y con un carácter constructivo, esto es, su corpus ha venido siendo el resultado de aportaciones muy diversas y aun dispares que, sucesivamente, han ido aglutinándose alrededor de la díada enseñanza-aprendizaje.

Parece, desde esta consideración, que es preciso acercarse a algunos momentos, corrientes o autores para entender la evolución de la configuración general teórico-práctica de la Didáctica y, aún más, su estado actual.

¿Cuál es el origen de la preocupación didáctica?. No es preciso argumentar nada más acerca de la imposibilidad de concebir el ser humano desculturalizado, o, si se prefiere, desconectado de su medio natural y social. Desde esa visión podríamos defender que el fenómeno educativo es el soporte de cualquier otro estudio sobre el comportamiento humano, aún más, sería su eje en cuanto los saberes de la educación tienen por objeto la humanización, culturalización y realización del ser humano. De ahí que la Pedagogía, como apunta Suchodolski , sea "la ciencia de lo que es posible hacer con el hombre y de lo que el hombre es capaz de hacer consigo mismo".

El ser humano es dotación genética, que de nada serviría si se aleja de las estimulaciones propias de la especie humana. Así, podríamos afirmar que el hombre (entiéndase la expresión en sentido genérico) llega a su plenitud humana en la medida en que integra los aprendizajes humanos a través de la cultura y les aporta, además, nuevas formas.

El tesoro cultural es muy tempranamente descubierto por el hombre y al hacerlo surge la necesidad de mantenerlo, ampliarlo y propagarlo. En su espacio originario se enseña y aprende desde la espontaneidad, pero, desde entonces, la enseñanza y la instrución van a ser los conceptos sobre los que germinará la Didáctica. Con todo, la práctica de codificar normas comunitarias sobre las relaciones humanas, así como la normativa idiomática, ocurrirán mucho antes de que exista reflexión propiamente didáctica.

El fenómeno didáctico, pues, es connatural a la sociedad humana y su praxis ha ido siempre vinculada a su origen y desarrollo. Ha de pasar mucho tiempo para que se tome conciencia de ello y se plantee de forma sistemática el modo de enseñar, pero ese hecho creemos que es de vital importancia para situar a la Didáctica en el ámbito del conocimiento y para defender su adscripción al correspondiente a las Ciencias Humanas y Sociales.

22. mar., 2017