2. abr., 2017

Texto

LAS TIC Y LA FORMACIÓN (2): Reflexión inicial

No es extraño, en este sentido en el que venimos escribiendo, que estén proliferando las ofertas “en línea”, dirigidas tanto al público en general como a las empresas y tanto centradas en aspectos referidos a la gestión empresarial, gestión económica, aspectos específicos o contenidos concretos...., y surgidas tanto de instituciones públicas como privadas... 

Es cierto también que existen detractores de los sistemas “en línea”. No es extraño si se analiza la acción de las actuaciones formativas “en línea” desde el modo en que la formación ha usado el resto de tecnologías. Tampoco lo es si se analizan muchas de las experiencias habidas, pues, en muchos casos, no se ha hecho más que presentar de otro modo los mismos contenidos de siempre (con otro soporte), dando por hecho que sólo la “máquina” (el soporte) iba a proporcionar la consecución de los objetivos de formación, olvidando que este medio es tan penetrante que exige de un nuevo formador, un nuevo alumno y una nueva didáctica (lo que supone que exige nuevas metodologías, nuevos modos de presentar los contenidos, nuevas relaciones, etc.) 

En este sentido el Profesor Carretero (“Idoneidad de la modalidad formativa del e- learning en la formación continua”. IV Congreso de Formación para el Trabajo, Zaragoza. Noviembre de 2005) apuntaba que existe un exceso de información sobre el e-learning, debido, fundamentalmente a: 

• El carácter embaucador de las nuevas tecnologías
• La búsqueda permanente de eficiencia
• EL miedo a lo desconocido
• La mecanización, la distancia, lai nmediatez y el “self” 

Para este autor, el gran olvidado es el método didáctico, puesto que el verdadero aprendizaje electrónico debe permitir: 

1. No sólo gestionar el conocimiento, sino generarlo 

2. Contribuir al aprendizaje permanente y al aprender a aprender, no sólo del participante, sino de la organización 

3. Desarrollar casos, situaciones y problemas con creciente complejidad, que permitan descomponer sus elementos y aspectos más relevantes para que el alumno defina las estrategias de actuación que considere más idóneas 

4. Desarrollar un proceso de toma de decisiones desde planteamientos de profesionalidad, creatividad e innovación 

5. Analizar y presentar experiencias y situaciones que provoquen nuevos interrogantes, problemas y soluciones 

6. Analizar situaciones y problemas novedosos, diferentes y complejos, contribuyendo a desarrollar actitudes y valores, así como análisis y críticas. 

Los autores Sancho y Alemany (“La formación online: Engaños, desengaños y oportunidades”. Portularia, 3, 2004: 463-470) se preguntan que es lo que falla en este tipo de enseñanza o de dónde viene el desengaño y responden que: 

  • No es un modelo de formación revolucionario 
  • Tampoco es un modelo neutral
  • No es fácil de desarrollar 
  • No es la panacea económica 
  • Las estrategias de reducción de costes pueden ser contraproducentes.

Por su parte, para Car y Amérigo (“E.Learning, una metodología para la solución de los problemas formativos en el sector de la construcción”) el E-Learning tiene (en ese sector que abordan) las siguientes ventajas: 

  • Soluciona los conflictos relacionados con la alta dispersión geográfica de los profesionales del sector
  • Permite el acceso a la formación desde cualquier ordenador conectado a Internet 
  • Permite al alumno una flexibilidad total de horarios, pudiendo acceder a los contenidos formativos en el momento que estime más oportuno y, además, con comodidad y competitividad ton otras actividades. 
  • Supone un menor coste por hora formativa respecto a la formación presencial 
  • Facilita la participación en el proceso formativo 
  • Posibilita la personalización de la oferta formativa y la adaptación a las necesidades de la empresa, tanto en las materias como en la imagen y el diseño general de cursos y plataforma 
  • Permite flexibilizar la oferta formativa de acuerdo con las necesidades formativas específicas de los alumnos y realizar un seguimiento y dinamización adaptados a la realidad de cada alumno, 
  • Hace posible la actualización inmediata de los contenidos 
  • Facilita una serie de herramientas de comunicación 
  • Automatiza la gestión de la formación y el seguimiento de las acciones formativas

Aunque para ello señalan que los contenidos de formación deben reunir, según dichos autores, las siguientes características: 

  • Facilidad de manejo (Usabilidad) 
  • Calidad estética y pedagógica 
  • Cursos adaptables / adaptados 
  • Calidaddelmaterialformativo 
  • Interactividad y carácter práctico 
  • Sistema de navegación y estructuración del contenido 
  • Velocidad de navegación

En este sentido, diseñar, desarrollar y aplicar programas de formación a distancia o semi-presenciales exige un trabajo previo importante y contar con herramientas de comunicación, de interacción, que permitan trabajar de diferente modo y con nuevas relaciones, nuevos diseños de contenidos y presentados en diferentes soportes, aplicaciones para el trabajo individual y colectivo, herramientas de seguimiento y evaluación, nuevos planteamientos de transmisión de la información, nuevos sistemas de orientación y tutoría, etc.