Blog

5. abr., 2017

LAS TIC Y LA FORMACIÓN (4): Apuntes para la acción (cont.)

Este pesimismo es puesto de manifiesto, tal y como señala Benito, M. (2008), por estudios como: 

1.El informe Information Technology: Its Impact on Undergraduate Education in Science, MathemaTIC, Engineering, and Technology (1998). 

2.El estudio Impact of the Internet on Learning and Teaching (Arsham, 2002). 

3.El informe Engaged Learning: Fostering Success for All Students, realizado dentro del National Survey of Student Engagement (2006). 

4.Erik Duval (2005), presidente de la Fundación ARIADNE, diciendo que en general, a gran escala, «el impacto de la tecnología en la forma en que las personas aprenden han sido mínimos». 

5.White (2005, p. 3), autor del informe Beyond the Horseless Carriage: Harnessing the potential of ICT in education and training, señala que «mientras que las TIC han transformado notablemente la práctica en los negocios, la Administración, las finanzas y la industria, aún tienen que transformar la forma en que se realiza la educación y la formación [...] Lo que caracteriza al proceso de integración de las TIC en las escuelas e instituciones de formación es la resistencia al cambio mostrada a lo largo de los últimos 20 años». 

6.Rod Paige (2004, p. 22), secretario de Educación de los EEUU, señaló que «La educación es el único negocio que debate todavía el uso de la tecnología. La escuela se mantiene sin cambios en su mayor parte, a pesar de numerosas reformas y del incremento de inversiones en ordenadores y redes». 

7.El último informe sobre la implantación y el uso de las TIC en los centros docentes de educación primaria y secundaria (curso 2005-2006) publicado por el Ministerio de Educación, ya pone de manifiesto la débil penetración de las TIC en el tejido educativo al afirmar que «existe una distancia entre la competencia en TIC de los estudiantes y los hábitos de uso en el centro escolar. Hay una distancia importante entre los hábitos y las competencias que los estudiantes declaran tener en relación con las TIC y la escasa presencia de estas actividades en los centros educativos. Los alumnos dicen saber resolver numerosas tareas con TIC y emplearlas en contextos diversos (juego, ocio, comunicación, información y aprendizaje), pero los usos que se hacen de ellas en los centros educativos resultan reducidos (tanto en variedad como en frecuencia”.

Este mismos autor (Benito, 2005) señala los siguientes problemas en la relación TIC y Formación 

Grandes inversiones, pequeños resultados: “En los ámbitos educativos las tecnologías se han utilizado de manera poco sistemática y en no pocos casos ha existido un rechazo a la implementación de las mismas... Los retrasos en la aplicación al mundo educativo de los nuevos artilugios tecnológicos vienen siendo una realidad desde siempre. La comunidad educativa es generalmente conservadora en sus hábitos metodológicos e históricamente le ha costado mucho incorporar los avances tecnológicos». 

La convivencia en la práctica de diversos paradigmas: lo que ha hecho que se repitieran los pasos del propio proceso de desarrollo del conocimiento sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje en el acercamiento e implantación de las TIC a la formación: 

• Los modelos conductistas
• Enseñanza asistida por ordenador • Enseñanza basada en Internet
• El aprendizaje flexible
• Las redes sociales 

La confusa (en palabras de Siemens, 2004) presentación de las teorías del aprendizaje, que han provocado que ese aprendizaje haya sido concebido en la practica como: 

  • Caótico, diverso y difuso, no necesariamente planificado y estructurado. 
  • Continuo y extendido o mediado por los procesos de comunicación y, desde luego, fuertemente determinado por las necesidades del que aprende. Desde su punto de vista, el modelo de aprender asistiendo a cursos se está sustituyendo por el de aprender en función de las propias necesidades. 
  • Construido/creado en comunidad: en lugar de que los estudiantes adquieran conocimiento consumiendo pasivamente contenidos, el conocimiento es el resultado de la construcción conjunta de expertos y amateurs. 
  • Complejo, porque es multidimensional y porque un pequeño cambio en una parte del proceso puede producir grandes cambios en otras partes del proceso de aprendizaje o de la Red. 
  • Conectado: el aprendizaje tiene lugar por medio de redes y su diversidad produce nodos especializados; conexión y especialización son dos elementos esenciales de la visión de Siemens sobre el aprendizaje. 
  • Continuo e incierto: el aprendizaje tiene lugar en todo momento y a lo largo de la vida, pero hay una cierta imprevisibilidad del mismo, que aumenta con la duración del periodo de tiempo en el que tiene lugar el aprendizaje. 

Este último autor (Siemens, 2005) defiende que estamos “en la etapa del conexiones propician la aparición de redes formales o informales, en las que tienen lugar un buen número de aprendizajes. Ante esta situación, cabe preguntarse por los retos que está afrontando actualmente la escuela y por los que previsiblemente tendrá que afrontar en el futuro”. 

En cualquier caso es preciso tomar en cuenta los retos que, según nuestro criterio, han de tomarse en consideración, tanto en la formación como en la inclusión de mediadores y recursos en su proceso, pues ello puede alumbrar la toma de decisiones al respecto. 

En este sentido y sin más afán que el de dejar elementos para la reflexión, apuntamos: 

•La escuela (entiéndase en su sentido más amplio) no dejará de ser un elemento importante de la sociedad, pero ha de adaptarse necesariamente a la dinámica a su entorno. 

•La escuela ha de usar, también necesariamente, cada vez más tecnología como facilitadora de los aprendizajes de los alumnos, lo que debe propiciar su flexibilidad (organizativa, formativa, de relaciones, etc.). Esto no supone que la sociedad vaya a imponer modelos no presenciales para los tramos obligatorios –ni que eso fuera bueno, según nuestro criterio-, pero sí que van a cambiar –han de hacerlo- muchas de las relaciones que hoy se dan en exclusividad en su ámbito. 

•La relación de los individuos con sus entornos sociales y culturales, con sus relaciones, mundo del trabajo o de los servicios... va a cambiar a un ritmo bastante vertiginoso 

•La relación de los individuos con la información va a ser exclusivamente electrónica, lo que implicará que los individuos necesitarán un mayor espíritu crítico para buscar, analizar, tratar o juzgar esa información, así como contar con esquemas cognitivos diferentes a los que estamos acostumbrados. 

•Buena parte de los aprendizajes estarán apoyados en las redes sociales y se darán fuera de los centros formativos. 

•Los individuos serán a la vez consumidores de información y creadores de ella a través de acciones individuales o comunitarias (comunidades virtuales o redes sociales) 

•La virtualidad cubrirá un espacio importante de la web y la formación deberá tender a implicarse en su uso, en la medida en que esos escenarios puedes propiciar tácticas relevantes para el aprendizaje. 

•En ese espacio virtual, la simulación y los juegos cobrarán un papel importante, lo mismo que las nuevas formas de “socializar” el
intercambio de información: blogs, wikis, vídeo, podcasts, telefonía móvil con sus posibilidades, etc. 

• El aula será, a través de las nuevas herramientas, un espacio abierto, flexible, amplio, inabarcable, difuso, etc.