Blog

8. abr., 2017

LA EDUCACIÓN SUPERIOR HOY (1)

LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN LOS TIEMPOS ACTUALES: NUEVAS TENSIONES. 

Cada período histórico, antes de aposentarse, se acompaña de una etapa previa de inestabilidad y cambios hasta que llega a alcanzarse la estabilidad necesaria. Hoy más que nunca pareciera que nos encontramos ante esta circunstancia. La sociedad industrial está dando dado paso a la sociedad de la información y quizá a la del conocimiento, la cual aún no termina de estabilizarse. 

Más aún, esta nueva etapa viene caracterizada por la rapidez con que ocurren los cambios y eso agrava la situación, pues supone un mayor esfuerzo de adaptación de nuestra parte. La educación no escapa a este fenómeno y empieza a ser seriamente cuestionada por su anclaje a la ya caduca sociedad industrial. 

En los últimos años nos hemos movido desde una sociedad enla que el valor fundamental fue la posesión de la materia prima a una donde quien tiene el conocimiento tiene el poder; de comunicarnos por medios de transporte a hacerlo viajando virtualmente por redes; de suponer categorías y dominios de conocimientos más o menos estructurados y abarcables a descubrir que la información crece en forma exponencial y nuestras destrezas deben dirigirse a cómo conseguirla y manejarla; dependíamos de dos coordenadas claves para ubicarnos en el espacio: distancia y tiempo y ahora estos conceptos empiezan a relativizarse. En consecuencia, el sistema educativo está afectado en sus propios cimientos. 

Si esto es cierto, para el sistema de enseñanza formal reglada en general, lo es aún más para la Universidad, un nivel especialmente susceptible por varias razones: 

•Son instituciones de amplia tradición y percibidas por el entorno como poco permeables a los cambios del contexto. 

•Constituyen el último eslabón entre el mundo de la formación y el mundo laboral, así que la cualificación que sus titulados exhiben al ingresar al mundo laboral resulta ser la medida de éxito o fracaso de la institución.

Tanto el mundo del trabajo como el desarrollo tecnológico propio de esta época marcan tendencias que impactan a la Educación Superior, Twigg y Oblinger proponen algunas líneas y plantean interrogantes a la universidad actual desde el cambio que suponen estas tendencias:

Tendencias en el mundo laboral: 

•Aprendizaje para toda la vida. ¿Afectará esta tendencia el curriculum de la educación superior, propiciando un predominio de la adquisición de competencias, los programas y módulos de formación más que de titulaciones? 

•Nuevas competencias. ¿Son las nuevas competencias susceptibles de desarrollarse en el actual currículum universitario? 

•Teleconmutación. ¿Marcará esta tendencia un cambio desde la educación superior localizada en el campus a espacios más flexibles seleccionados por el alumno, como el hogar o el lugar de trabajo?


Tendencias en el mundo de la tecnología 

•Digitalización. ¿Qué impacto tendrán estas tendencias en la opción de tecnología para la universidad virtual? 

•Maduración. Cuando una nueva tecnología se introduce, sus primeros usos probablemente se encuentran en áreas específicas, pero la segunda fase de uso de la tecnología se caracteriza por una migración a usos de propósitos generales ¿Cuáles son las ventajas comparativas de fundamentar el desarrollo de la universidad virtual en PC’s contra la televisión ? 

•Desintermediación. La tecnología de la información pone presión en el intermediario. El ordenador conectado a una red oferta la posibilidad al consumidor de acceder a servicios e información directamente en lugar de pasar por un intermediario ¿Cuál es el impacto de desintermediación en el papel del profesor y el diseño de nuevos ambientes de aprendizaje? ¿Cuál es el impacto de desintermediación en los servicios prestados al estudiante?

Otros autores que se refieren a los escenarios del cambio universitario son Moran y Myringer quienes apuntan 3 desencadenantes de un cambio de paradigma:

•El advenimiento de la sociedad de la información y la demanda de profesionales educados, lo cual paradójicamente se acompaña de una disminución de las inversiones públicas en educación y la tendencia a la privatización de la misma. 

•Las tecnologías electrónicas, que propician cambios en el mundo laboral y la vida social en el mundo desarrollado. 

•El cambio demográfico de los estudiantes, resultado tanto de la transición de una educación superior de élites a una de masas como de la demanda de formación a lo largo de la vida, que enfrenta a la universidad ante un grupo cada vez mayor y heterogéneo de estudiantes.

Nosotros resumimos algunas ideas al respecto en el gráfico de presentación, que puede verse en un  tamaño superior activando la imagen.