Blog

18. abr., 2017

Aprendizajes para el tratamiento de información en la sociedad del conocimiento  (3)

La alfabetización en nuevas tecnologías 

El término alfabetización, de éxito en la segunda mitad del siglo XX, se popularizó a partir de su incorporación a diversos documentos de la UNESCO como el de Normalización Internacional de Estadísticas educativas (Vivancos, 2008: 29-30). Con carácter general, entendemos por alfabetización «el proceso de adquisición de los conocimientos y competencias que permiten el acceso a la información y la cultura empleando distintos lenguajes y artefactos» (Area, Gros y Marzal, 2008: 61).

Tradicionalmente se ha reconocido por alfabetización el saber leer y el saber escribir, no obstante, pronto se empezó a considerar que la alfabetización tenía que ir más allá de la lectoescritura. La UNESCO (1986) redefinió la alfabetización en términos de funcionalidad al considerar que una persona está alfabetizada «cuando en su vida cotidiana puede leer y escribir una oración corta y sencilla, y comprenderla», y añade que la alfabetización funcional «se refiere a aquellas personas que pueden realizar todas las actividades necesarias para el funcionamiento eficaz de su grupo y comunidad, y que además les permite continuar usando la lectura, la escritura y el cálculo para su propio desarrollo y el de su comunidad». 

En una sociedad crecientemente compleja –hoy claramente caracterizada por una cultura multimodal–, la escolarización también tiene que garantizar la adquisición de las habilidades y los conocimientos necesarios de codificación y decodificación propios de otras manifestaciones culturales distintas a las de la cultura impresa académica. Así fue como, además de la lectoescritura y otros lenguajes (musical-sonoro, visual-icónico....), se empezaron a considerar otras alfabetizaciones conforme fueron apareciendo tecnologías nuevas asociadas a determinados medios (televisión, ordenadores, Internet, etc.), extendiéndose su uso social e incorporándose progresivamente a los entornos de E-A escolares. Esas alfabetizaciones –comunicativa mediática, tecnológica o digital e informacional– las podemos reconocer en buena medida como integradas en nuestro contexto educativo en la competencia curricular en TICD. 

 

ACOSTA BARROS y GONZÁLEZ SOTO. 2014